Carol Duarte

Blog Image
Agosto 03, 2020 0 Comentarios

Conocí Mary Kay® hace casi 3 años, cuando descubrí que yo era la única de mis amigas que no se aplicaba bloqueador todos los días. Una de ellas me refirió con su Consultora y ella me hizo un facial. Allí inició mi historia de amor con Mary Kay®. Yo padecía de Zona T muy grasosa y puntos negros en mi nariz y en el facial me di cuenta que no estaba usando productos adecuados para mi rostro. Entonces decidí comprar todo el kit de cremas y maquillaje para probar un cambio radical en mi rostro. ¡Puedo dar fe que lo obtuve! Mi piel cambió muchísimo ¡nunca más padecí de zona T grasa y le dije adiós a los puntos negros en mi nariz por siempre!!!!

Soy casada, con dos hijos de 7 y 4 años y hace un poco más de un año atrás trabajaba en una empresa transnacional muy reconocida en Guatemala con un salario muy bueno, sin embargo, sentía que no estaba dando el 100% en mi hogar y a mis hijos, por lo que decidí renunciar después de casi 15 años que me dediqué a esa compañía. Mi esposo siempre me apoyó y tomamos la decisión juntos. Tuve ideas de muchos emprendimientos para empezar esta nueva etapa y de pronto surgió la idea en mi cabeza de vender Mary Kay®. Llamé a mi Consultora y me explicó los beneficios y cómo podía iniciarme.

¡Decidí hacer mi primera inversión el 26 de febrero de 2019 y me fue muy bien!

Al mes siguiente me di cuenta de que nuevamente había que hacer una segunda inversión (yo no había entendido esto al inicio) y no puedo mentir, realmente me asusté. Un 11 de marzo me citaron a una reunión de la Unidad a la que me estaba uniendo (Maná) y yo ese día iba decidida a hablarle a la Directora para decirle que ya no continuaría, sin embargo, ese día (Meli Coronado) me inspiró tanto, me habló tan bien del negocio, me dio a conocer otros productos, que honestamente no pude dejarlo.

Decidí continuar porque a las personas que ya les había comentado que iba a iniciarme como Consultora de MK, me estaban pidiendo algunas cosas, por lo que ya tenía pedidos encargados. En los siguientes 4 meses en la reunión trimestral fui coronada como Reina de Ventas. Ha pasado un año de que me inicié y mi negocio va cada vez mejor. Mi vida cambió. Incluso mis hijos hasta a sus maestras ¡les hablan de mis productos y ellas me han comprado! Es increíble lo que los productos pueden cambiar tu vida.

El año pasado tuve una reconciliación con Dios, ya que tenía años de no asistir a ninguna iglesia y me reincorporé con mi familia. en un grupo de mujeres de esta iglesia me dieron una palabra. La palabra fue que yo a través de mis productos iba a cambiar vidas e inspirar mujeres para llevarlas a los pies de Cristo. Esto lo creí desde que lo escuché y desde ese momento yo oro por cada una de mis clientes y al finalizar los faciales por el hogar donde me abrieron las puertas y no se imaginan la bendición que ha sido para mí. Las mujeres me abren sus corazones, me piden oración y así he hecho amigas.

Los beneficios de todo esto han sido: Primero, inspirar a mi Directora cuando le cuento de cómo a través de las redes sociales vendo tanto. Segundo, he inspirado a mis ex-compañeras de trabajo cuando me ven tan feliz haciendo lo que ahora hago y tercero, he inspirado a mis amigas en la iglesia cuando ven que se puede lograr lo que uno se propone cuando le entrega a Dios todo y cuando ponemos nuestra fe en Él.

¡Amo Mary Kay, amo mi nueva vida, amo servir a mi Dios y Señor Jesucristo!

Comenta